Pages Menu
Categories Menu

Posted on Apr 17, 2018 in La Voz de Milton, Mundo, Opinión

Manifestación

Manifestación

por Cameron Hoffman

Nota del editor: Este ensayo crítico presenta un análisis del drama “Nosotros somos Dios” (Wilberto Cantón) en el contexto de las muchas manifestaciones de nuestro mundo hoy.

En Nosotros somos Dios por Wilberto Cantón, la relación entre on Justo y su su familia es similar a ciertas relaciones en nuestra sociedad hoy. Don Justo es un hombre conservador con valores tradicionales. Hoy, es típico y común que los valores de los hijos sean diferentes que los valores de sus padres. Sin embargo, con don Justo y para nosotros hoy nuestras acciones pesan sobre nuestra conciencia. La tensión política es muy polar con la Revolución Mexicana para don Justo y todas de las manifestaciones en nuestra sociedad, incluida “The March for our Lives” y la “Black Lives Matter” concentraciones. La relación con las manifestaciones durante la Revolución Mexicana y las manifestaciones que nosotros vemos hoy son muy similares, y la dinámica de las manifestaciones no ha cambiado mucho en más de cien años.

El símbolo de justicia es el mismo y la gente continúa luchando por sus derechos. El significado del poder en números es muy valioso para crear un gran cambio en el gobierno; especialmente hoy, pero incluido durante la Revolución Mexicana. Una semejanza entre Nosotros somos Dios y hoy es que requirió la matanza de doce estudiantes para hacer una diferencia. Más reciente hoy, la muerte de diecisiete estudiantes en Florida fue el colmo, y el cambio es necesario. Con las manifestaciones en D.C. similar a las manifestaciones en las calles en Nosotros somos Dios, el gobierno no puede ignorar la gente cuando ellos tienen fuerza en números y tienen fuerza con su causa.

Similar a lo que dice don Justo “Nosotros tenemos también ideales” (pág. 101) y nuestro mundo necesita avanzar con nosotros. Con un mundo que está cambiando rápidamente, necesitamos cambiar. Algo que es reminiscente con nuestro sociedad es “Si me deja la vida, tendré que vivirla según mis convicciones.” (pág. 101) Nosotros hemos creado el problema, y es nuestra responsabilidad encontrar una solución. Para nosotros y para don Justo, necesitamos encontrar una solución para nuestros problemas antes de que sea demasiado tarde. Sin embargo, incluso con toda de la muerte, el gobierno continúa haciendo lo que hicieron en el pasado: sin cambio.