Pages Menu
Categories Menu

Posted on Oct 27, 2018 in Arte, Voces

La creación de Uber

La creación de Uber

por Nettie Hitt, ’21

 

Todo estaba bien en el mundo. Los seres humanos estaban contentos (más o menos) y los dioses descansaban. Pero había un problema pequeño: un método de transportación de la gente en la ciudad no existía. Había metros-pero siempre llegaban tarde. Había autobuses pero necesitaban parar mucho. Los taxis, tenían más de diez años y no funcionaban bien, siempre necesitaban arreglarlos y entonces los precios por un aventón eran muy elevados. Los interiores de los coches eran muy sucios. También, las compañías no respetaban sus conductores y no eran un sistema de averiguación de antecedentes. Los conductores y los clientes se pusieron a muy enojados y protestaron sobre el sistema de taxis. Ellos hicieron carteles y se congregaron en Boston Common gritaban:

“¡Necesitamos más justicia para los conductores! ¡Necesitamos un método más eficiente para ir a lugares! ¡Ahora! ¡Ahora!”

El ruido de la protesta despertó a los dioses. Ellos habían dormido por 60 años.

“¡Dios mío!” gritó Riki, el dios de las plantas.

“Shhhh. Quiero dormir. Necesitamos descansar para que tengamos la energía para crear cosas” el dios de la luna, Nican bostezó.

“¿Qué está ocurriendo?” un dios dijo con indignación.

El dios Riki vio a través de los nubes a la tierra.

“La gente en Boston protestaba sobre el sistema de taxis” él dijo.

Todos de los 60 dioses se levantaron y se sentaron a la Harkness mesa grande.

“Ojalá pudiéramos dormir pero necesitamos reparar eso” el dios del mar dijo.

“Vale. ¿Alguien tiene una idea?” el dios de los árboles, Nahuin, preguntó.

Hubo un silencio por 60 horas. Los dioses pensaban y pensaban y pensaban hasta que el dios más pequeño, Ian, de los ratones, dijo en un voz muy suave:

“Coches que se conducirán.” Hubo otro silencio.

“Hmmmm…. Sí, nosotros podemos tratarlo”.

Entonces los dioses crearon los coches y durmieron por 6 días.

Pero, De repente, hubo otro ruido de Boston, un ruido de un choque grande. Y otro y otro. Los coches que ellos crearon chocaron con los coches regulares. No funcionaban bien.

“Tal vez nosotros no tenemos la tecnología o la sabiduría para hacerlos todavía” el dios del cielo, Ganica, dijo.

Ya ellos los destruyeron. Todos de los dioses pensaban en silencio.

“¿Un sistema de metros como creamos en París? podemos llamarlo el “MBTA”.

“Vale” Los dioses crearon metros para los seres humanos navegar la ciudad.

Mientras los dioses descansaban por 6 años, había otra protesta sobre el “MBTA” en el parque. “¡Los trenes nunca llegan a tiempo!” la gente gritó.

“Los precios son muy elevados y los interiores son sucios!”. Y otra vez la gente en Boston despertaron los dioses.

“¿Qué está ocurriendo esta vez?” Riki pidió.

Los dioses observaron la tierra abajo. Nican se enojó:

“¿Otra protesta? ¿Dios mío cuándo parará?”.

Ellos ya no escucharon la protesta y destruyeron los trenes también. Decidieron tratar una idea final.

“Una app que ellos pueden usar para llamar los taxis. ” recomendó Riki.

“Sí- y ellos pueden pagar por su aventón por la app también” el dios del mar, Yuta dijo.

Los otros dioses empezaron a escuchar.

“Los clientes evalúan su aventón así que los conductores tienen que limpiar su coche y ser amable. Los conductores pueden usar sus coches personales también”

Los dioses se animaron.

“Tiene que ser un sistema más organizado. Los conductores escogen si ellos quieren conducir alguien después de ver donde el cliente necesita ir. Ellos determinan sus horas.  Los clientes dan propina también. ¡Es una idea perfecta! Y para el nombre del app…”.

Ian gritó: “¡Uber!”.

Los dioses se rieron pero decidieron usar el idea de Ian.  Ya ellos crearon Uber. Porque Nincan, el dios de la luna, tenía la idea para Uber, los otros dioses dieron permiso a él brillar en cielo cada noche. Funcionaba bien y la gente de Boston finalmente tenía un método para ir a lugares. Todos estaban contentos (más o menos) y los dioses se acostaron por muchos años para recuperar.