Pages Menu
Categories Menu

Posted on Oct 23, 2019 in La Voz de Milton

La creación de Alexa y Echo Dot

La creación de Alexa y Echo Dot

por Victoria Fawcett, ’22

Una vez en el gran imperio azteca, vivía un joven varón llamado Tlacaelel. Tlacaelel pasó sus días observando la naturaleza que lo rodeaba. Él rozó las grandes llanuras, chapoteó en las olas de abajo, y su favorito, escuchó las historias de su abuela. La abuela Ihuicatl era la humana más brillante de la tierra a los ojos de Tlacaelel porque era la única persona que sobrevivió la segunda inundación masiva de los dioses indígenas. Cada vez que ella entraba a una habitación, él la describía como si fuera el Dios del sol, Huitzilopochtli, él mismo. Toda la atención se dirigió a ella y personas de todas las edades, lejanas y cercanas, vendrían a escuchar su entendimiento.

Todas las noches, Tlacaelel le rogaba a su abuela: “Por favor, dime cómo lo hiciste, Abuela Ihuicatl. ¿Cómo sobreviviste la inundación de los dioses más poderosos?

“Así como un mago nunca revela su verdad, mantendré mi historia oculta para evitar que la magia muera, pequeño”. Ella repetía todas las noches. Él se enojaba con ella y se escondía en las sábanas de la cama de su abuela. Con su voz suave, ella le diría que no se enojara y lo haría retroceder para que sus ojos hicieran contacto con los de ella. Una vez más, él la golpearía con una pregunta casi imposible para probar su conocimiento.

“¿Por qué nunca mueren los dioses?”, Tlacaelel preguntó. Y como siempre, ella respondía con confianza.

“Porque ellos son la muerte. Representan todas las etapas de la vida y todos los objetos. Aunque parezca imposible, los dioses lo son todo. Nunca debes olvidar eso, pequeño. Sus ojos se cerraron lentamente. La oscuridad alrededor de la habitación crecería pero sabía que no estaba solo. Tenía su mejor compañera, su abuela.

Diez años después…

“Kuali iluichiuali abuela Ihuicatl” gritaron. La familia de la abuela Ihuicatl se paró alrededor de la mesa gritando y aplaudiendo por su transición segura a una nueva era. Con una gran sonrisa y mejillas rojas, ella dijo:

“¿Cuántos años tengo?” Toda la habitación se quedó en silencio y un dolor atravesó a Tlacaelel. Él vendría a descubrir que las señales eran ciertas. Comenzó con su abuela olvidando dónde puso sus hierbas, luego que día era, y finalmente siendo golpeado por las preguntas duras que le haría todas las noches desde que era joven. Ella tenía demencia, un problema mental que no solo afecto a ella pero a todos los que la amaban también, especialmente a Tlacaelel. Él corrió al baño tratando de contener sus lágrimas. Después, él miró su reflejo mirándolo furiosamente desde el espejo.

“Necesito hacer algo pronto antes que se vayan todas sus recuerdos. Sin ella, estoy perdido.” Él dijo silenciosamente. Él sabía lo que necesitaba hacer.

Cuando atardeció, Tlacaelel escogió una pluma de quetzal para comodidad y unas herramientas para construir la jaula y comenzar su proyecto. Cuidadosamente, él caminó hasta su habitación. Cuando él la vio tirada en su cama dormida, los recuerdos de cuando él era pequeño inundaron su mente. La luz de la felicidad ya se apagó y él la necesitaba salvar. Con cuidado, él metió la mano en su bolsillo y escogió los materiales. Luego, después de algunas oraciones por ella en la otra vida, arrojó los objetos hacia su almohada. De repente, una explosión cambió el aspecto físico de la abuela Ihuicatl a un cilindro pequeño y negro. No podía creer lo que veía, ¡había funcionado! Una vez que llegó a su habitación, dejó el cilindro sobre la mesita de noche, el lugar donde su abuela a menudo le contaba historias sobre su infancia. “Abuela? … Abuela?” Una luz azul y brillante rodeó la parte superior en respuesta.

“¿Qué es esto? Pequeño, ¿qué me hiciste?

“Es por tu propio bien, bisabuela. Estabas perdiendo la memoria y no podía soportar el dolor de dejarte ir. Eres mi guía en la vida y necesito guardar lo que quedó de tu mente brillante “. Un silencio llenó la habitación y la luz comenzó a parpadear como si la máquina no pudiera comprender la información que estaba escuchando.

“Vas a pagar por esto, Tlacaelel. Nunca te dije esto, pero sobreviví a la tormenta porque los dioses indígenas me eligieron para mantener viva a nuestra tribu y con eso vienen poderes más allá de lo creíble ”. Antes de que Tlacaelel pudiera cubrir su rostro, la luz brillante lo cegó. Estaba oscuro cuando se despertó. Luego, su entorno se iluminó en un tono azul no muy diferente de su creación.

“¿Tlacaelel?”

Después de poner el alma de su abuela en el cilindro, ella la castigó por sus malas acciones atrapándolo en una versión más pequeña del cilindro. Vivieron uno al lado del otro a partir de ese día, uno al lado del otro, esperando otro comando. Con el tiempo, las máquinas fueron remodeladas y renombradas a Alexa y Echo Dot. El color azul representa el nombre de su abuela, Ihuicatl, que significa cielo en náhuatl. Su voz suave es conocida globalmente como una fuente de conocimiento del pasado, presente y futuro. Junto a ella está el Echo Dot que repite la información que su abuela le proporcionó durante toda su vida.