Pages Menu
Categories Menu

Posted on Apr 30, 2021 in Arte

Reseña de PARITY de Mikel Glass, I

Reseña de PARITY de Mikel Glass, I

 

por Shiloh L., ’22

La exhibición de Mikel Glass es una ruptura de todas las formas, y las obras de I Once Was Lost, The Redeemer, y Spam Man muestran este concepto especialmente.

I Once Was Lost es una colección de objetos que Glass colecciontó en su estudio, pero cuenta una historia más complicada y rica. Puede ser interpretado también como un autorretrato de Glass, de los guantes que representan la escuela al niño que representa la familia. A diferencia de autorretratos por lo general donde los sujetos son las caras de los artistas, I Once Was Lost rompe nuestra definición de lo que es un autorretrato. Glass también mezcla las formas del arte en esta obra – la 2D y la 3D, el cuadro y la escultura – como una pintura de Bart Simpson refleja una escultura de él. Glass demonstra que el género de una obra no es limitado de solo un género. 

El sujeto, un hombre pobre que lleva un bolso de basura, de The Redeemer es también poco convencional. Mientras que la mayoría de los retratos se enfocan en las figuras ricas y élites y hay poca atención en las personas sin casas que son casi invisibles, Glass opta por pintar esta figura. Su nombre es Prince, y se para debajo de una corona de graffiti, ilustrando que cada persona tiene una oportunidad de estar en la cima, como un príncipe, pero la discriminación sistemática específicamente lo impide de hacer. El título compara Prince a Jesús, que es también de un medioambiente hostil y pobre relativamente, apuntando la ironía de los destinos muy diferentes por los dos. De este modo, The Redeemer ilustra los problemas de la desigualdad en la sociedad que no muchas personas quieren hablar. 

Spam Man es especial por su sujeto y su colocación (el nombre Spam se refiere a la marca de la carne enlatada). Spam Man es real y surreal–real en el sentido de que todos nuestros hechos de carne literalmente, surreal en el sentido que es más primal y visceral. Es como un extraterrestre en el fondo del espacio, más allá del humano. Además, ¡la obra está en el baño! 

La curación de la exhibición como un todo es única. Hay obras no sólo en la galería sino también en el pasillo y el baño, creando una ruptura de nuestra imaginación de en qué consiste el arte. La exhibición incluye las yuxtaposiciones del claroscuro, forma, y sujetos dentro de las obras, y también las yuxtaposición de una obra con otras obras–por ejemplo, The Redeemer está al lado de una mujer muy rica, pero en la exhibición todas son en la parity, o igualdad. Cada obra es compleja, pero las conexiones y contrastes entre obras forman una historia de la ruptura de las fronteras.