Pages Menu
Categories Menu

Posted on Feb 19, 2020 in Arte, Mundo, Opinión, Voces

‘Frozen’ Out?

‘Frozen’ Out?

 

La ceremonia de los premios de la Academia de Hollywood concluyó con un exitazo para las audiencias internacionales. La película coreana Parasite se llevó el Oscar como mejor película. Fue la primera vez que una película no-angloparlante ganó este premio. En este sentido, esta entrega de los Oscar representa un paso para adelante para la inclusión al nivel internacional.

Al mismo tiempo, los de la Academia siguen con problemas urgentes de representación.

Como si fuera poco, se presentó la canción “Into the Unknown” (en español “Mucho más allá”) de Frozen 2 en una forma que confundió más que convenció.  Nueve cantantes de diferentes idiomas acompañaron a Idina Menzel en su canto en inglés. Según BBC Mundo la película de Disney ha sido doblada a 45 idiomas; no obstante, solo eligieron nueve para cantarse: japonés, polaco, tailandés, castellano, español, alemán, noruego, ruso y danés. La selección y combinación de idiomas sugieren que varios fueron ‘Frozen’ out.

Let it go? No!

A continuación se presentan tres perspectivas sobre la polémica.


Erika Yip (2020)

La presentación de Idina Menzel en los Oscars estaba destinado a ser global e inclusivo. Había Elsas de todo el mundo cantado en lenguajes diferentes: japonés, polaco, tailandés, castellano, alemán, noruego, ruso, español, y danés. A pesar de sus esfuerzos a representar un comunidad global, la presentación no se incluye la representación de personas de color. La mayoría de los cantantes eran de Europa. Si se incluyera swahili, árabe o hindi en vez de alemán o noruego, la representación sería más diversa. Además, las lenguas de español y castellano son muy parecidas. Con el clima político entre las dos regiones, no es la mejor idea incluir ambas. La diferencia entre cantonés y mandarín es análoga a español y castellano. No fue necesario incluir dos lenguajes diferentes de la misma tradición generalmente. Espero que en el futuro, los coordinadores de la representación pueda ser más conscientes de factores sociales y lingüísticos.


Alison Blake (2022)

El domingo pasado, Idina Menzel y nueve otras ‘Elsa’ cantaron “Into the Unknown” de Frozen 2, en el escenario de los Oscars. Mientras muchas de los espectadores americanos probablemente sabían la versión inglés de la canción, esta interpretación mostró nueve otras lenguas también: japonés, polaca, noruego, tailandés, español, danés, alemán, castellano y ruso. Para mí, aprecio esta representación, pero entre las 45 lenguas a las que que Frozen 2 fue traducida, ¿por qué escogieron dos ‘versiones de español’, castellano y español, para mostrar? Si la intención de la interpretación fuera para representar muchas culturas en un gran programa como los Oscars, ¿por qué darían la representación a dos lenguas tan parecidas? Además, la historia de estas lenguas, tanto entretejidas como malentendidas, tienen raíces en un sistema del periodo colonial en Latinoamérica; en esta época, los europeos implementaron unas distinciones entre los de sangre europea, los ‘mestizos’, y los indígenas (y otros). Hoy, estas distinciones persistan, en una manera, en la distinción entre castellano, el español ‘de España’, y español, lo ‘de Latinoamérica’. 45 millones personas hablan castellano: ¿por qué no presentaron mandarín, que tiene 917 millones hablantes, o francés, con 270 millones? Sí, los Oscars representaron más culturas (y ‘Best Picture’ fue ganado, por la primera vez, por una película de lengua internacional), pero, en mi opinión, malgastaron parta de la oportunidad de presentar más lenguas.


Livesey Abar (2020)

Las lenguas que fueron en la presentación de los Oscar son integrales, porque el hecho que estuvieron en un escenario global significa el valor que tienen en la sociedad. Siete de ellas son de países históricamente europeos, y ninguna de ellas es de África o culturas indígenas en Sudamérica. Aunque puede no parecer importante, si la mayoría de las lenguas provienen del patrimonio europeo, implica que otras culturas son menos valiosas. Hollywood y los medios occidentales ya tienen muy poca diversidad, y este intento de globalización fue limitado. Estoy feliz de que se incluyeran lenguas de este de Asia, especialmente porque Parasite ganó Mejor Película, pero tampoco había representación para Oriente Medio. Es importante que tratemos de mostrar la belleza de la diversidad cultural y no limitarnos a las personas que ya tienen poder socioeconómico.