Pages Menu
Categories Menu

Posted on Mar 28, 2015 in La Voz de Milton

Ser la mayor de mi familia

Ser la mayor de mi familia

El hijo mayor de una familia es a la vez una influencia significativa en la estructura y dinámica de la familia. La atención y expectaciones que vienen de ser el mayor a menudo determinar la naturaleza/carácter de su comportamiento y tus hermanos.  Hay muchas ventajas y desventajas de ser el mayor de la familia. Ser el mayor viene gran responsabilidad, atención de sus parientes e independencia. El mayor también tiene que establecer las normas para los hermanos. Si somos conscientes de esto o no, ser el mayor es la influencia más significativa en la identidad.

De mi propia experiencia, ser la mayor de mi familia me ha beneficiado en varias maneras. Porque fui la primera hija de mis padres, ellos han sido emocionados sobre todas las experiencias de hitos que he tenido. Porque soy la  primera, mis padres han invertido una gran cantidad de energía emocional en intentar de hacer todos los hitos lo mejor que pudieron. Ellos siempre han prestado mucha atención en todo que hago; cuando logro algo o tengo una experiencia por la primera vez, mis padres sienten la misma emoción, so no mas, que lo hago. Por ejemplo, era primera en mi familia de solicitar a la escuela segundaria, y cuando me aceptaron en Milton, mi madre corrió por la casa gritando de emoción. Esa noche, nos llevaron a un restaurante para celebrar; Pienso que estaban más orgullosos y emocionados de lo que estaba yo. De sus experiencias con la procesa de la aplicacion a colegios y los exámenes estandarizadas, entre otras cosas, mis padres han aprendido a abordar esas experiencias para mis hermanos. Me he convertido en “la niña experimental” para mis padres, y dependiente de que haga yo, mis padres forman una base para mis hermanos.

Por ejemplo, después de años de jugando torneos del tenis, mis padres y yo aprendimos que cuanto antes se comience jugar torneos, mejor puede ser la experiencia. Entonces, con mi hermana menor, usamos lo que aprendimos con ella para que pueda ir mejorando más que yo. Dependiendo de cómo lo veas, esto es una cosa muy buena para los hijos mayores porque tus padres se centran una gran parte de su atención en ti. También, porque soy la mayor, no tengo nadie que ellos puedan compararme, así yo establezco las expectativas para mi familia. Esa responsabilidad de establecer las expectativas, mientras puede parecer estresante, me ha hecho naturalmente independiente, determinada, y trabajadora. Esas características, que pienso que vienen de ser la mayor, me benefician en los estudios y deportes.

 Mientras hay muchisimas ventajas de ser la mayor, por supuesto hay algunas desventajas también. Sí, mis padres me hacen caso, pero a la misma vez, ellos son más estrictos conmigo. No recibí mi primer teléfono hasta que tenía catorce años, mientras mis hermanos menores consiguieron los suyos cuando tenía doce años. Tambien, no me permiten ver ciertaspelículas “inapropiadas” hasta que pensaron que tenía la edad suficiente, pero ellos son más indulgentes con lo que mis hermanos pueden ver. Asimismo, la hora para acostarme siempre era mucho antes de la que mis hermanos, y todavía piensan voy a la cama demasiado tarde, aunque yo soy el primero dormido. Otra desventaja es que tengo más responsabilidades que mis dos hermanos. Soy siempre la que hace la mesa, frega los platos, lava la ropa, y mucho más. Y no me refiero a esto para quejarme porque pienso que es importante hacer esas cosas que a nadie le gusta hacer, pero es un poco pesado de ser la única que las hace.

Lo más difícil de ser la mayor es ser el modelo a seguir para mis hermanos. Mis padres siempre me recuerdan que mis hermanos me admiran y siguen mi ejemplo en cosas que, muchas veces, no me doy cuenta afectarles. En términos de quehaceres, si me quejo cuando mis padres me piden hacer algo, como hacer la cama o lavar los platos, mis hermanos también se quejan cuando les piden ayudar en casa y resisten hacer los quehaceres porque piensan que no tienen que hacerlos si no los hice tampoco. Cuando más simpática soy con mis padres, por lo general, más simpáticos mis hermanos son a mis padres. Cuando era más joven, decidí que odio el pescado entonces mi hermana menor decidió que también odiaba pescado sin probarlo, y hasta el día de hoy ella se niega a comerlo.

Además de las ventajas y desventajas, hay muchas lecciones que he aprendido de ser la mayor de mi familia. He aprendido que muchas de mi acciones tienen un gran impacto en mi familia, especialmente para mis hermanos. A menudo, mis acciones y comportamiento determinan la forma en que mis padres y mis hermanos se comportan. Mientras hay mucha presión de ser la modela de seguir para mis hermanos, me mantiene consciente de la influencia de mis acciones y el efecto que tienen en mi familia. Otros no puede estar de acuerdo o no, pero me siento afortunada de haber sido la  mayor de mi familia porque ha jugado un papel tan importante en lo que soy.